En el Día del Libro nada hay más típico que un libro y una rosa. Hoy no puedo regalaros ni lo uno ni lo otro –prometo darle una vuelta para el año que viene– pero sí voy a celebrarlo como mejor sé: con fotos de escritoras.

 

Sí, disculpadme por usar el plural en femenino. No es que ahora me haya dado a lo políticamente correcto: es solo que de momento ningún guapetón plumífero (o sea, con la pluma entre las manos, o la tecla, si lo preferís) se ha puesto delante de mi objetivo para sus fotos profesionales.


Read more …