Elegir el reportaje de boda es uno de los grandes retos de las parejas. La oferta de profesionales de fotografía y videografía es cada vez más amplia y, gracias a las redes sociales, es posible contar con un abanico de propuestas de calidad entre las que lo difícil resulta escoger. ¿Cómo elegir tu reportaje de boda?

Aquí la que suscribe ha sido novia antes que fotógrafa, así que puede hablar con propiedad de la cuestión de cómo elegir el reportaje de boda y no fallar en el intento. Y, para mí, esta es la primera condición a la hora de elegir fotógrafo: tener claro que el profesional da prioridad absoluta a la atención a la pareja. Que facilitarles la vida a los novios es su leitmotiv. Porque para que todo fluya es clave que la pareja esté relajada, que se sienta a gusto, tranquila… y sólo así se consiguen las fotos naturales que, al menos para nosotros, marcan la diferencia en un reportaje de boda.

Para lograr este punto es indispensable la conexión. ¿Cómo va a quedar chulo tu reportaje de boda si no te entiendes con el fotógrafo o con el videógrafo? Vamos a ser sinceros: todos conocemos a grandiosos profesionales de cualquier sector cuya obra admiramos… pero que como personas no nos terminan de encajar. Y eso en un reportaje de boda es garantía de fracaso. Así que una primera toma de contacto con el equipo de foto y vídeo, por teléfono y a ser posible también en persona, es muy importante para saber si la cosa puede funcionar. Porque, como en una primera cita, si el fotógrafo no te saca una sonrisa delante de un café… ¿cómo va a lograrlo en los momentos de nervios que siempre se viven en una boda?

claves reportaje de boda-Pepa Málaga Fotografia

claves reportaje de boda-Pepa Málaga Fotografia 2

Supongamos que hemos llegado a esa primera reunión y parece que sí, que el equipo te da buena espina. El siguiente paso, BÁSICO, es ver su trabajo. ¡Pero todo! Una boda completa, un vídeo largo entero. Que en Instagram todos ponemos las mejores fotos y miniteasers pensados para epatar. Pero de lo que se trata es de ver el reportaje en su conjunto. Porque así comprobarás si es cierto eso de «nosotros hacemos fotos espontáneas», o si faltan fotos de familia (que a nadie parecen gustarle pero son las que las madres suelen querer poner en el mueble del salón), o si el vídeo es un copiapega de planos insulsos, a cámara lenta para que queden pintones, y con una musiquita resultona… pero sin los audios que cuentan vuestra historia (vuestros votos, vuestros nervios, ese «qué guapa estás» que suelta tu padre al verte de blanco… ¡esas pequeñas grandes cosas!).

claves reportaje de boda-Pepa Málaga Fotografia 3

claves reportaje de boda-Pepa Málaga Fotografia 4

claves reportaje de boda-Pepa Málaga Fotografia 5

claves reportaje de boda- Novia vistiéndose-Pepa Málaga Fotografia 6

Venga: tenemos feeling, tenemos un estilo que nos mola… ¿y ahora? Pues sí, ahora toca hablar del vil metal. Porque, por muy artístico o emocional que resulte, el trabajo de un fotógrafo y un videógrafo no deja de ser eso, un trabajo. Y, obviamente, tiene un precio. Aquí no hay reglas de tres que valgan: no siempre el precio más alto es sinónimo de la máxima calidad… aunque por debajo de ciertos mínimos es difícil encontrar algo decente. Desconfía de los que te ofrezcan el oro y el moro por menos de las cuatro cifras: o no pagan impuestos, o no tienen experiencia, o llevan mucho tiempo sin trabajar, o tienen un equipo del año mil. Piensa que una boda implica unas 30 horas de trabajo por cada profesional que se contrate (fotógrafo, videógrafo y posibles seconds)… eso sólo teniendo en cuenta el trabajo in situ y la edición, o sea, sin contar los rolletes administrativos que conlleva una boda y que también tienen importancia (redactar contratos, realizar el planning, buscar inspiración, hablar con proveedores para cuadrarlo todo…). Y luego suma la amortización de un equipo que, en muchos casos, supera los 10.000 euros entre cámaras, objetivos y otros accesorios. Y la inversión en formación. ¿Cuánto cobrarías tú?

Si la suma feeling + estilo + precio tiene resultado positivo, es importante que saques una checklist imaginaria con un miniexamen para tu equipo de fotografía y vídeo:

  1. ¿Cuántas fotos y vídeos entregan? ¿En qué calidad? Asegúrate de que tendrás los materiales en alta resolución y sin marcas de agua. Y, en el caso del vídeo, cerciórate de que, además de grabar imagen, también se preocupan del audio… más que nada porque para imágenes mudas ya tienes las fotos. ¡Ah! Y quien te ofrezca un CD o DVD está más fuera de onda que el perfilador de labios marrón con gloss rosa: ya hace años que los ordenadores ni siquiera tienen lector para ellos.
  2. ¿Cuándo tendrás tu reportaje? ¿Te entregarán un avance? Es importante que se le dedique el tiempo necesario a la edición para cuidarla, pero también sabemos que las parejas están ansiosas por revivir el día… y la ilusión de recibir fotos antes de salir de viaje de novios es un subidón tremendo.
  3. ¿Cuánto tiempo estarán en la boda? ¿Cuándo empiezan y cuándo acaban? Y, en caso de que el día B el reloj empiece a correr, ¿cómo cotizan las horas extra?
  4. IMPORTANTÍSIMO: ¿firmaréis un contrato? Aquí la respuesta sólo puede ser SÍ. Porque es tu garantía de que las palabras no se las lleva el aire y de que puedes reclamar en caso de que haya un vendaval que quiera hacer volar las promesas comerciales.

Esperamos haberte ayudado en la tarea de elegir tu reportaje de boda. Y si tienes cualquier duda o quieres ver cómo trabajamos, no dudes en escribirnos a pepa@pepamalagafotografia.com para que nos tomemos un café (aunque sea virtual). ¡Nos encantará conocerte!