Que el Día Mundial de la Fotografía se celebre en pleno mes de agosto nos lleva a hilar… y a pensar en viajes. Así que si te preguntas cómo hacer buenas fotos de viajes… ¡vamos a darte unas cuantas ideas!

Antes de nada quiero contarte que este Día Mundial de la Fotografía 2020 (19 de agosto) es muy especial para mí. Me estreno como embajadora de Viajeros con B, el club de viajeros de B the travel brand… ¡y creo que he engordado los dos kilos y medio que había perdido en el confinamiento!

Los que me conocéis un poco sabéis que no soy precisamente Willy Fog (aunque me habría gustado mucho más parecerme a Romy), pero lo cierto es que mi trabajo me ha hecho viajar mucho (sobre todo por España). Por eso poder compartir mis experiencias en Viajeros con B supone un aliciente extra para pensar en próximas escapadas con las que poder disfrutar… ¡para fotografiarlo y contarlo!

Pero vamos al grano: el motivo de estrenarme hoy es hablar de cómo mejorar nuestras fotos de viajes. Y por eso he escrito este post que también os resumo aquí.

Cómo hacer buenas fotos de viajes: aprender a mirar

A hacer buenas fotos se aprende como a todo: entrenando. En este caso, entrenando el ojo. O sea, que no por tener la cámara último modelo vas a hacer mejores fotos que el turista que tienes al lado retratando con un móvil. 

Está claro que un buen equipo fotográfico ayuda (y es imprescindible si piensas dedicarte a la fotografía profesional, sobra que lo diga), pero lo más importante para que a la vuelta de tus viajes puedas enseñar las fotos sin temor a que la gente se te duerma en el intento es ponerle al asunto un extra de creatividad. 

También te ayudarán algunas claves que te cuento a continuación:

5 tips para hacer buenas fotos de viajes

  1. Planifica tus localizaciones.

Intenta evitar lugares poco masificados si quieres fotografiarlos con tranquilidad. 

  1. Entiende tu cámara para sacarle todo el partido.

Ya sé que lo de leerse el manual de la cámara de fotos es un rollo… pero a veces ayuda a sacar partido de menús o modos que darán un plus a tus fotografías.

En este post ya te hablábamos de algunas cámaras recomendadas para fotos de viajes, pero insistimos: es mejor un equipo fotográfico versátil que cargar con un montón de objetivos. Por ejemplo, una lente como un 18-55 mm te servirá tanto para hacer una foto de paisajes como para un buen retrato. Si eres de objetivos fijos, yo me quedaría con el 35 mm o el 50 mm.

En cuanto al modo de disparo, si no tienes mucha práctica con el modo manual de tu cámara réflex, apuesta por algún modo semiautomático que te permita jugar con la profundidad de campo (A) o la velocidad (S). 

Y ojo al smartphone: sus cámaras cada vez están más logradas. A mí me gusta mucho usar el móvil para las fotos panorámicas, por ejemplo.

  1. Rompe las reglas.

Si te gusta la fotografía habrás leído ya sobre la regla de los tercios o incluso sobre la espiral de Fibonacci. Está claro que todos los tratados de composición ayudan a entender y a realizar fotografías… ¡pero las reglas también están para romperlas!

Igual que cuando vas de viaje pruebas otras comidas e incluso otras prendas de vestir, atrévete a salir de tu zona de confort con la fotografía.

  1. Busca sensaciones.

¿Para qué repetir en tu cámara postales que puedes comprar en cualquier quiosco? Las fotografías que nos enganchan son aquellas que transmiten las sensaciones que hemos vivido en los lugares que visitamos, así que… ¡búscalas y captúralas! 

  1. Atrévete con el retrato.

Un viaje es más que un monumento o un paisaje. Las personas forman parte de la vida de los lugares que visitamos, así que apuesta por los rostros para tu fotografía. Ojo: pídeles permiso para fotografiarles (en especial si tu idea es publicar tu reportaje en redes sociales).

Guarda bien tus recuerdos

Parece obvio, pero es muy importante que en cuanto regreses hagas copias de seguridad de tus fotografías. Incluso si las has disparado con el móvil. ¿A quién no le ha pasado que ha cambiado de smartphone y de pronto no encuentra las chorrocientasmil instantáneas de no sé qué viaje porque no las descargó en el ordenador?

A la hora de editar, aquí van algunas recomendaciones generales:

  • Endereza las fotos. Procura tomar como referencia una línea recta de un techo, un suelo o una columna para enderezar la imagen correctamente.
  • Mejora la exposición. ‘Levanta’ las sombras para sacar más información y encuentra un equilibrio con las luces. Si disparas en RAW te resultará más sencillo… aunque los archivos pesarán más, así que tenlo en cuenta a la hora de equiparte con las tarjetas de memoria suficientes.
  • Cuida el color. Aunque hay modas y estilos, en líneas generales trata de que las fotos transmitan la sensación de colorido que viste en el paisaje real. Un simple balance de blancos te ayudará.

Inspiración para tus fotos de viajes

Para terminar (o quizá sería por donde uno ha de empezar para mejorar en sus fotografías), vamos con unas referencias de profesionales en fotografía de viajes. Ver su trabajo es volar hacia nuevos mundos de color, encuadres, perspectiva… ¡magia!

  • Tino Soriano, un verdadero maestro de la fotografía de viajes que publica en National Geographic desde 1998. Color, creatividad, espontaneidad… fotoperiodismo de primera en versión viajera.
  • Murad Osmann, que te invita a recorrer el mundo de su mano… o más bien de la de su esposa. Su serie «Follow Me To» fotografía diferentes lugares del mundo con su esposa de espaldas dándole la mano. No extraña que la pareja sea de las más reconocidas como influencers viajeros.
  • Dave & Deb o, lo que es lo mismo, ThePlanetD. Reconocidos por Forbes como Top 10 Travel Influencer in the world, con un gusto muy especial para el colorido de las fotos.
  • Oliver Vegas, delicadeza y elegancia de Barcelona para el mundo.
  • Adrienne Pitts, más conocida como HelloPoe, fusión perfecta entre viajes y lifestyle.
  • Lizzy Gadd, autorretratos oníricos y llenos de magia que parecen sacados de cuentos de hadas.
  • Juan Pelegrín, cuyos reportajes de verdadero lujo para Traveler y El País cuentan con el plus de que no sólo mira con tacto, sino que además escribe con sabor.

Un último apunte: por encima de todo, si quieres hacer buenas fotos de tu próximo viaje, VÍVELO Y DISFRUTA. Si vas con el agobio a cuestas por conseguir no sé cuántos likes y tropecientos comentarios con la palabra «fotón», puede que tu experiencia viajera se convierta en un nido de frustración.

Si te ha gustado este post, quizá también te gusten…