¿Cómo organizar una comunión? Es la gran pregunta que se hacen muchos padres cuando empieza el año. Porque es en estos primeros meses cuando las diferentes parroquias y colegios dan la fechas de celebración de las comuniones y, con el día fijado, surgen las dudas: ¿dónde elegir el vestido o el traje de comunión? ¿Restaurante o catering? ¿Espacio urbano o finca? ¿Cuál es el mejor book de fotos para comunión?

No comulgo con la tendencia de hacer de las comuniones pequeñas grandes bodas: ya tendrán tiempo los niños (y sobre todo las niñas, que a menudo se convierten en mininovias) de tener un gran banquete y una celebración a todo trapo, con trajes de gala y todo lujo de detalles. Conviene no olvidar que el sentido de la primera comunión es celebrar que el niño o la niña toman parte activa en la eucaristía tras recibir por primera vez el cuerpo y la sangre de Cristo.

Sin embargo, es cierto que la primera comunión es el primer ‘gran día’ de los pequeños de la casa y una gran ocasión para disfrutar de la familia y los amigos en un ambiente especial. Por ello es importante pensar en cómo organizar una comunión para hacer que los protagonistas disfruten y los mayores eviten agobios innecesarios.

 

Dónde celebrar la comunión

Una vez definida la fecha, lo primero en la agenda es reservar el lugar donde va a celebrarse la comunión. Aquí surgen no pocas dudas: ¿un restaurante? ¿Un salón de celebraciones? ¿Una finca? ¿Un catering en casa?

El número de invitados determinará en buena medida el lugar más adecuado para celebrar la comunión de tu hijo o de tu hija. En líneas generales, la gran diferencia es que en un salón de banquetes encontrarás muchas comuniones a la vez, mientras que en un restaurante es posible que todo sea más personalizado (aunque la opción no es válida si sois muchos). Los espacios de catering como Masseda te ofrecen un lugar en exclusiva en el que podrás estar como en el salón de tu casa, pero sin preparar, cocinar, decorar ni recoger. Cuentan con un espacio para eventos en el centro de Madrid y una finca en Aranjuez, así que… ¡tú eliges!

En los menús de comunión siempre hay una gran protagonista: la tarta. Este capricho dulce es el punto álgido del banquete. Y aquí no hay excusas de alergias ni intolerancias: en caterings especializados como Para Paula Catering realizan tartas de comunión a medida, aptas para celíacos, diabéticos y todo tipo de intolerantes.

A los más golosos de la casa les haréis felices con una mesa de dulces: chuches, postres individuales, chocolates y, por qué no, frutas preparadas de manera apetitosa, siempre con una decoración que también es para comérsela (al menos con los ojos).

 

Los trajes de comunión

Adiós a los brillos, los grandes volúmenes y los diseños sofisticados: en los vestidos de comunión la tendencia es la vuelta a lo sencillo. Tejidos como el lino o la organza, con detalles en plumeti o un encaje fino son perfectos para un look de comunión en el que la niña se sienta especial, pero sin dejar de ser niña (y sin renunciar a la comodidad).

El año pasado tuve la ocasión de conocer las propuestas de Emma Ascot y me conquistaron por su naturalidad y la delicadeza en sus patrones y en sus tejidos. Además, son vecinas de la Sierra (y para un fotógrafo en Alpedrete esto siempre es un must).

 

En Marta Ussía podéis diseñar a medida el vestido de comunión de vuestra peque (aunque en su tienda online también encontraréis modelos chulísimos).

Y todo ello sin olvidarnos de una tendencia creciente: los trajes de comunión de alquiler. En Bonhomi Kids tienen verdaderas chuladas con las que las niñas irán impecables sin grandes gastos.

También me encanta la idea de rescatar del armario los vestidos de comunión de las mamás y reinventarlos con algún complemento diferente. Porque un buen complemento levanta un look y en el caso de las comuniones este mandamiento también resulta universal. En este aspecto, las coronas de comunión siguen siendo un must. Las mejores coronas de flores preservadas las encontraréis en Flores en el columpio (que tiene un peligro: os enamoraréis de toda la tienda).

Si preferís flor natural, no dejéis de consultar a Ana, de Be Floral, artífice de coronas tan delicadas como estas:

En cuanto a los peinados, nuestra estilista de cabecera, Purificación Varas, recomienda looks naturales, que refuercen la espontaneidad de las niñas de comunión. Un semirrecogido con ondas es una opción perfecta.

Para los niños las complicaciones son menores: el clásico traje de marinero de comunión (también en sus versiones de almirante, capitán y demás graduaciones que desconozco) o un elegante e impecable traje de chaqueta. También está en auge la tendencia boho para niños, con un pantalón de vestir y una camisa de lino con cuello mao, por ejemplo… una opción sencilla y que podréis reutilizar el resto del año.

 

El mejor book de fotos para comunión

Como todos los grandes momentos, la primera comunión merece un recuerdo para toda la vida. Por eso es importante elegir el mejor book de fotos para comunión.

Si la infancia es naturalidad y espontaneidad, ¿por qué no reflejarlas en el reportaje de fotos de comunión? En Pepa Málaga Fotografía nos gustan las fotos de comunión divertidas, en las que los peques (que están dejando de serlo) expresan su personalidad y disfrutan con lo que más les gusta: un balón de fútbol, pinturas, ballet… Por eso también apostamos por el book de fotos para comunión en exteriores.

La experiencia nos dice que el día de la comunión no es precisamente el que los protagonistas están más predispuestos a hacerse fotos: tienen la adrenalina a tope y quieren abrir sus regalos y jugar con sus primos y sus amigos. Por esta razón os recomendamos hacer una sesión de fotos de comunión una vez pasado el evento. Además, de esta manera ya no habrá problema por posibles manchas inesperadas y la niña o el niño se sentirán cómodos para jugar, saltar y disfrutar de su traje de comunión otro día extra. Fue la opción de Isa, Lucía, Alicia o Andrea.

Fotos de Comunion en Madrid © Pepa Malaga Fotografia

También de Natalia y Daniel, que además, como son primos, aprovecharon la ocasión para tener un recuerdo juntos.

Lucía e Irene también tienen un recuerdo con su hermana pequeña y con sus papis en su book de fotos para comunión.

Si lo que tenéis pensado es dar los clásicos recordatorios de comunión, podemos hacer una sesión de fotos previa al día del evento. Así lo hicieron, por ejemplo, Alejandra, Adrián, que además regaló a sus invitados un miniálbum con sus fotos de comunión… ¡y os puedo asegurar que alucinaron!

Sesion de comunion en Madrid © Pepa Malaga Fotografia

Si queréis un reportaje de fotos de comunión divertido y natural, no dudéis en escribirnos para reservar vuestra fecha… ¡¡porque van quedando pocas!!

Para este 2020 os proponemos tres opciones:

 

PACK MINI

–45 min de sesión.

–Entrega: 20 fotos editadas, en alta resolución, en una galería privada online.

–Precio: 150 €*

 

PACK PLUS

–1 h de sesión.

–Entrega: 30 fotos editadas, en alta resolución, en una galería privada online.

–Precio: 225 €*

 

PACK PREMIUM

–1 h de sesión.

–Entrega: 30 fotos editadas, en alta resolución, en una galería privada online + pendrive + álbum 30×25 con dos réplicas de 24×20 (ideales para regalar a los abuelos).

–Precio: 375 €*

* Precios válidos en la Comunidad de Madrid hasta el 30/06/2020.

Si lo que queréis es un reportaje del día del evento, en la celebración, con las fotos de familia y de los invitados, no dudéis en consultarnos y os haremos una propuesta personalizada.

 

¿Hablamos?