En el Día del Libro nada hay más típico que un libro y una rosa. Hoy no puedo regalaros ni lo uno ni lo otro –prometo darle una vuelta para el año que viene– pero sí voy a celebrarlo como mejor sé: con fotos de escritoras.

 

Sí, disculpadme por usar el plural en femenino. No es que ahora me haya dado a lo políticamente correcto: es solo que de momento ningún guapetón plumífero (o sea, con la pluma entre las manos, o la tecla, si lo preferís) se ha puesto delante de mi objetivo para sus fotos profesionales.

Dicho lo cual, ahí va un pequeño homenaje a quienes cada día se enfrentan al folio en blanco con el único objetivo de dar luz a la vida de los demás (mira, en eso tienen su parecido una pluma y una cámara).

 

Primero empiezo por el final: por las fotos corporativas de Cristina Villanueva. Tuve la suerte que me eligiese para realizar la foto de solapa de su libro Desplegando velas (Ed. Espasa), un maravilloso repaso por lo que ha dado en llamar «la cuarta ola del feminismo» de la mano de grandes referentes sociales (y sí, también femeninos) como Icíar Bollaín, María Blasco, Carina Szpilka, Laia Sanz o Zaida Cantera.

Cristina Villanueva fotos corporativas © Pepa Malaga Fotografia

 

Me hizo especial ilusión que me llamase para sus fotos corporativas Blanca Tejero. Blanca es mi psicóloga desde hace… hace… bueno, hace muchos años (va para veinte). La vida le puso por delante uno de esos trenes que te arrollan a toda velocidad, sin que puedas hacer nada por evitarlo, y ella tuvo que afrontar la difícil tarea de aplicar en su propia mente lo que en tantas ocasiones había trabajado con quienes acudimos a su consulta. Su historia, que es la historia de su hija Vero, y la historia de su familia, la cuenta en El amor lo puede todo y también en el posterior Regreso a la felicidad. Cómo rehacerse tras una adversidad, ambos publicados por LID Editorial.

Blanca Tejero fotos corporativas Madrid © Pepa Malaga Fotografia

Dicen que siempre hay un roto para un descosido y en ello debió de pensar Saray Alonso cuando escribió su poemario Rotos y descosidos (Ed. Mueve tu lengua) y me pidió que le hiciera la foto para la solapa. Como por aquellos entonces éramos vecinas, era invierno pero parecía otoño y las hojas caídas le daban a mi querido Alpedrete un aire así como poético, nos fuimos al parque y le dimos al clic.

Saray Alonso fotos corporativas © Pepa Malaga Fotografia

Hasta aquí mis fotos de escritoras (al menos, en la solapa de libros). Pero no puedo terminar el post sin hablar de mi querida Macarena Gea con Mi guía de estilo (Ed. Planeta), a la que pude fotografiar en Cenas Adivina gracias a mi hada madrina, Silvia (a la que desde aquí reto a escribir sobre el arte de recibir en el siglo XXI).

Macarena Gea en Cenas Adivina © Pepa Malaga Fotografia

Y aunque dije que solo hablaría de escritoras, resulta que también tengo alguna que otra foto de escritores, así que ahí van dos: Fernando Alberca (otro invitado ilustre de Cenas Adivina y todo un gurú de la educación) y J. J. Arevi, autor de El color de las estrellas (Ediciones Oblicuas), un precioso cuento sobre el arte de valorarse a uno mismo (sin caer en las ínfulas de Narciso).

Fernando Alberca en Cenas Adivina © Pepa Malaga Fotografia

JJ Arevi El color de las estrellas © Pepa Malaga Fotografia