¿Te casas? Querrás recordar todos los momentos de tu gran día, también los instantes previos a la boda, mientras te pones guapa, terminas de completar tu look y cuando los nervios están a flor de piel. Hoy te damos los consejos más básicos para conseguir relajarte y tener unas fotografías preciosas antes del «sí, quiero».

Los nervios y la emoción antes de la boda son inevitables. Pero todas las novias quieren estar divinas en esa pequeña sesión que se realiza mientras se preparan para su gran día. ¿Cómo conseguir unas fotografías impresionantes?

1.Cuidar el espacio. Un lugar amplio y con mucha luz, no tiene por qué ser una habitación, siempre hay que buscar el lugar de la casa, del hotel o de la finca donde exista una buena iluminación. Ya os lo comentamos en los tips para conseguir un reportaje perfecto. ¡Cristaleras y ventanales!

2. El look. Sí, también es importante pensar en qué te vas a poner mientras te maquillan y te peinan. ¿Por qué? Porque aunque debes estar lo más cómoda posible, si te sientes sensual y guapa, mejor te verás en las fotos. Una bata bonita o un kimono es el outfit ideal para ese instante.Boda en Palacio de Galiana Toledo © Pepa Malaga Fotografia

3.Evitar trastos. Bolsas, maletas, fundas… Si todo está ordenado, el resultado de la imagen estará mucho más cuidada.

Boda en Palacio de Galiana Toledo © Pepa Malaga Fotografia

Boda en San Sebastian © Pepa Malaga Fotografia

4. Amigos y familiares, los justos. No es necesario convertir ese momento en una fiesta, cuando estáis solas o acompañadas de los más íntimos os sentís más cómodas y más seguras mientras disparamos con nuestras cámaras. Además, suelen vivirse momentos muy emotivos entre padres, madres e hijas.

Boda en San Sebastian © Pepa Malaga Fotografia

5. El posado. Es inevitable realizar alguna foto posando; aunque en general gustan más las fotografías naturales y espontáneas, es 100% recomendable capturar el momento en el que ya te ves completamente de novia, porque es un recuerdo precioso. Además, es el único instante del gran día en el que tienes el look al completo, ramo intacto, recién maquillada y peinada y todos los complementos en su sitio. Al final merece la pena «sentirse modelo» por un día, después de todos los meses de preparativos para ir radiante.