¿Y si te dijera que una sesión Smash Cake en casa es el mejor regalo que puedes hacerle a tu bebé para su primer aniversario? Un plan que suma una experiencia nueva, descubrir sabores y texturas, invitarle a que se manche (y que manche el suelo y lo que tiene alrededor), un sinfín de risas… y tener un recuerdo de los que construyen la memoria de la familia. Y a eso únele la seguridad de estar en tu zona de confort, donde os sentís cómodos, a gusto y protegidos.

En este post voy a contarte qué es una Smash Cake, qué necesitas para disfrutarla en casa y cómo puedes guardar ese momento tan fugaz para convertirlo en un recuerdo que os haga sonreír cuando pasen los años.

 

Smash Cake: qué es y por qué hacerlo en casa

Smash Cake en casa Pepa Malaga Fotografia

El Smash Cake es una sesión de fotos para bebés que termina convirtiéndose en una fiesta para toda la familia. 

Por su nombre anglosajón está claro que viene de Estados Unidos: allí entendieron que «destrozar la tarta» era un planazo de diversión para los peques… y ya sabemos que si el bebé se divierte, se ríe y hace monerías, los padres disfrutan tanto o más que el protagonista en cuestión.

 

¿Qué puede hacer un bebé cuando se le pone frente a una tarta? ¿Cómo reacciona? Ésta es para mí la clave que hace tan especial una Smash Cake: con un año, un bebé está en plena ebullición descubridora del mundo y encontrarse de pronto con una tarta ante sí, meter en ella las manos, sentir las texturas y probar esos sabores (que a menudo son nuevos) genera en el niño o la niña reacciones súper expresivas que a buen seguro no habremos visto antes… ¡y estoy segura de que querremos conservar en el álbum familiar para siempre!

 

Los que me conocéis sabéis que me gusta mucho realizar sesiones de fotografía a domicilio. Considero que vuestra casa es ese pequeño universo personal y familiar que no sólo os hace sentir a gusto, sino que también refleja vuestra energía y os permite conectar de una manera especial, entre vosotros y conmigo.

Hacer un Smash Cake en casa tiene las siguientes ventajas:

  • Ahorras tiempo y dinero en desplazamientos.
  • Puedes hacer cambios de ropa si son necesarios e improvisarlos sobre la marcha.
  • El bebé siente que está en su elemento y sus reacciones son más naturales.
  • Una vez terminada la sesión, puedes bañar al bebé sin perder tiempo ni correr riesgos de que se enfríe… y, de paso, disfrutar del baño como una segunda parte de la experiencia. Incluso, si lo deseas, puedes tener fotos súper bonitas de un momento tan especial, ¡me encantará quedarme un ratito para guardar ese recuerdo!
  • En tiempos de pandemia, la seguridad es clave… ¿y qué hay más seguro que tu propia casa? Cuando llegue, dejaré mi calzado en la puerta y en todo momento me cubriré con una mascarilla de alta protección, además de higienizar mis manos con gel hidroalcohólico para garantizaros la máxima seguridad.

 

Qué necesitas para hacer una Smash Cake en casa

Si has decidido disfrutar del primer cumpleaños de tu bebé con una Smash Cake en casa, esto es lo que necesitas:

  • Lo primero… ¡la tarta! Para evitar alergias e intolerancias, siempre recomiendo que la hagáis vosotros mismos con los ingredientes que sabéis que puede tomar vuestro bebé. Lo ideal es que tenga color para darle vida a las fotos. Podéis conseguirlo de forma natural con yogures de sabores o con queso fresco batido con fruta que le dé color (por ejemplo, fresas).
  • El espacio: os recomiendo que dejéis libre un lugar con fondo liso y, a ser posible, con luz natural. Si no tenéis paredes lisas (o queréis evitar que se ensucie el suelo) podéis utilizar como fondo una tela grande (por ejemplo, una sábana de cama de matrimonio), de color claro y liso. La idea es sujetarla en la pared que vaya a ser el fondo, como a un metro y medio de altura, y dejar que caiga en el suelo, extendida, hasta que cubra más o menos otro medio y medio. De esta manera simularás un fondo de estudio.
  • La decoración: en una Smash Cake los protagonistas son el bebé y la tarta. Todo lo demás debe acompañar, pero no robar la atención. Puedes utilizar globos y dejarlos en el suelo, poner una guirnalda con su nombre o un «Feliz cumpleaños»… Mi consejo es que sea sencillo y que vaya acorde con vuestro estilo y vuestra personalidad. ¡Ah! Y no olvidéis el topper con el nombre del bebé: queda genial y además lo podéis guardar de recuerdo (el que veis en las fotos es de Lovely Toppers).
  • El look: como más chulas quedan las fotos es cuando se ve al bebé con las ‘chichas’ al aire y manchándose de dulce. Así que apuesta por un culotte que deje ver su piel de cintura para arriba y, además, le dé libertad de movimientos con los brazos. 

Cómo fotografiar la Smash Cake de tu bebé

 

Si te atreves a hacer las fotos de la Smash Cake de tu bebé, aquí van unos consejos:

 

  • Elige la habitación con más luz y, a ser posible, la más amplia.
  • Antes de ponerle delante la tarta, aprovecha para hacer unas fotos con otro look… ¡y que no falten las mascotas de la casa!
  • Si tu bebé está sentado en el suelo… ¡tú también! Intenta que la cámara siempre esté a la altura de sus ojos. Si es necesario, túmbate boca abajo en el suelo.
  • Enfoca siempre a los ojos del bebé. Cuidado con que el foco se te vaya a la tarta o a la decoración.
  • Tira de ráfaga: va a haber muchos gestos espontáneos, risas y momentos únicos que será difícil conseguir con un solo disparo.
  • ¡Graba! Además de hacer fotos, intenta que otra persona vaya grabando sus reacciones. Así tendrás un recuerdo en movimiento… ¡y con sus balbuceos, que las fotos aún no tienen sonido!
  • Intentad haceros una foto de familia: ya sé que si no has ido a la peluquería, que si la ropa, que si no he dormido… ¡pero son recuerdos! Y cuando pase el tiempo, te garantizo que te encantará volver a ese momento juntos.

Y si lo que quieres es que te ayude a guardar los recuerdos del primer cumple de tu peque… ¡sólo tienes que silbar! 

[ninja_form id=11]

Las fotos de este post son de la sesión Smash Cake de Alaia, una bebé a la que adoro desde mucho antes de nacer… y a la que he tenido la suerte de ver crecer desde que estaba en la tripa de su mamá. Gracias, querida Aurora, por confiarme vuestra memoria familiar ♥️.

Si te ha gustado este post, quizá también te gusten…