Pepa Málaga

«Muchísimas gracias por hacerme las fotos de mi Comunión. Estoy segura de que van a quedar muy bonitas, tendré un recuerdo para toda mi vida». Esto escribió Alejandra en la nota que me entregó el día que hicimos su sesión de Comunión. Y lo que no podía imaginar es que disfrutaría tanto la experiencia que después no pararía (y aún no ha parado) de decir que quiere ser fotógrafa.

Hicimos la sesión de Comunión de Alejandra en un parque en Collado Villalba. Estaba preciosa con un traje de Teresa y Leticia, bajo el que lucía la enagua que había sido de su madre. También era de su madre el tocado: lo había llevado el día de su boda y ahora luce para siempre en la sesión de Comunión de la pequeña.

Por cierto, que no pude resistirme a hacer una sesión familiar con la peque de la casa, Laila, que es toda una pizpireta capaz de sacar una sonrisa a una piedra.

¡Gracias, familia, por confiar en mí para la sesión de Comunión de Alejandra!

Si tú también quieres una sesión de Comunión relajada y divertida, escríbeme aquí y la diseñaremos juntas.

Back to portfolio